Los errores en la alimentación de tu mascota más frecuentes
16390
post-template-default,single,single-post,postid-16390,single-format-standard,bridge-core-2.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-25.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
Errores frecuentes en la alimentación de tu mascota

Los errores más frecuentes en la alimentación de tu mascota: Todo lo que debes saber para una alimentación sana

Una mala alimentación de nuestras mascotas puede derivar en problemas muy graves de salud, como la obesidad, una patología cada vez más extendida tanto en humanos como en animales.

Por eso, desde Animansión os traemos algunos de los errores más frecuentes en la alimentación de las mascotas, para concienciaros en cómo los animales deberían alimentarse y poder evitar así un problema futuro.

Errores en la alimentación de los perros

En un primer momento parece que la alimentación de nuestro perro puede ser algo sencillo, pero al igual que para nosotros, hay alimentos de mejor y de peor calidad y que ayudan a su mejor desarrollo interno. 

Por eso, hay que tener en cuenta algunos factores para que la dieta de nuestro perro sea lo más correcta posible, que pueda sintetizar todos los nutrientes y, a su vez, tener un mejor estilo de vida.

Darle de comer una vez al día

A veces tenemos la creencia que nuestra mascota solo necesita comer una vez y ya no tiene que alimentarse más. Esto es incorrecto. Al igual que nosotros, los perros necesitan alimentarse entre 2 y 3 veces al día en raciones repartidas de manera proporcional.

No calcular bien las raciones

Ligado al error anterior, hay veces que nos pasamos con las raciones que les damos a los perros. Tenemos que calcular correctamente la ración que le vamos a dar en función de la edad, raza y peso. Normalmente en los piensos y bolsas de comida se indica la ración que se recomienda en función de las necesidades de los canes.

Cambiarles la comida de forma habitual

Es recomendable que tu perro se alimente siempre de la misma marca de pienso o comida húmeda y que no haya cambios bruscos en su alimentación de manera habitual. Si quieres cambiarle la marca o el tipo de alimentación, es recomendable que lo hagas con una pequeña transición, empezando a mezclarle las dos comidas e ir reduciendo la cantidad de la antigua y añadiéndole la nueva.

No mantener el comedero limpio

De la misma manera que limpias tus platos cuando terminas de comer, tienes que lavar el cuenco de la comida de tu perro, así como tirar lo que no se ha comido. Ya que si no se acumulan bacterias que pueden ser perjudiciales para el sistema alimenticio del animal.

Darle comida casera al perro

La alimentación de nuestros perros no se puede basar en darle comida casera de nuestro plato, ya que su aparato digestivo no está preparado para asimilarla de la misma manera que el nuestro y además puede ser una alimentación con un alto porcentaje en materia grasa que tampoco será beneficiosa para el animal. Esta práctica también puede suponer que el perro opte por dejar el pienso y solo quiera alimentarse de este tipo de comidas o en caso de que esté mezclado, que ya no quiera comerse el pienso solo.

Fallos en la alimentación de los gatos

Al igual que con los perros, para los gatos también es recomendable llevar unas pautas de alimentación para que no sufran ningún problema gastrointestinal. Y, como comentábamos con los perros, también hay alimentos de mejor o peor calidad y tendremos que buscar los ideales que se adapten a las condiciones de nuestro gato.

Dejarle la comida a su libre disposición

Es común la creencia de que los gatos se autogestionan solos su alimentación y, por eso, muchos de los tutores de estos animales les dejan acceso libre a la comida durante todo el día. El problema de esta práctica es que los gatos pueden acabar sufriendo de obesidad porque al final comen más de lo que deberían en sus raciones de comida. Por eso, es aconsejable que mejor le racionemos nosotros mismos su comida.

No darles comida húmeda

La alimentación de los gatos debe basarse en comida húmeda ya que tienen tendencia a beber muy poca agua. Esto se debe a que sus antepasados habitaban en lugares desérticos y se alimentaban de presas que contenían aproximadamente un 70 % de agua, con lo que apenas necesitaban beber. 

Si un gato doméstico consume poca agua y además no se la aportamos en la alimentación, es probable que termine por sufrir problemas en el sistema urinario. De ahí la importancia de la humedad en las dietas para gatos.

Ponerle la comida en cualquier sitio

Los gatos son animales muy territoriales y de costumbres, por lo que deberás ponerle su comida siempre en el mismo sitio y a la misma hora para que pueda comer sin problemas. Además, el comedero tiene que gustarle y sentirse a gusto para poder alimentarse de la mejor manera posible.

Darle comida casera

Al igual que con los perros, la alimentación de los gatos no deberá basarse de la misma comida cocinada que podremos comer nosotros, ya que pueden ser malas para su sistema digestivo y provocarle un déficit nutricional.

Si tienes más de un gato, darle de comer juntos

Cuando se tienen varios gatos, es recomendable que coman en lugares diferentes y por separado, ya que uno puede comer con más rapidez que el otro, por lo que uno estaría sobrealimentado y el otro comería menos de lo que tendría que comer. Y, además, podrás controlar qué ha comido cada uno, ya que si lo hacen juntos no podrás mantener un control de comidas tan riguroso.

Si tienes cualquier duda en la alimentación de tu mascota, no dudes en pasarte por nuestra clínica veterinaria y estaremos encantadas de atenderte y resolver cualquier problema que podáis tener tanto tu mascota como tú. 

Animansión
dominios@qcompusoft.com
No hay comentarios

PUBLICAR UN COMENTARIO

Call Now Button